03 septiembre 2008

El rosario, las letanías y la ciencia...

Ya sabéis (por lo poco que escribo en el blog) que una de mis obsesiones es la comunicación de la ciencia. Entiendo que la única forma de conseguir que las personas tengan suficiente espíritu crítico y no se dejen engañar (al menos fácilmente, que los que intentan engañarnos, cualquiera que sean los intereses que persiguen, se lo tengan que trabajar un poquito al menos) es a base de formación e información. De ahí la importancia de un buena comunicación pública de la ciencia.

Todo esto viene al hilo de un tribuna que acabo de leer en EL PAIS escrita por Pere Puigdoménech (Letanías y contraletanías). Es de esos artículos de opinión que cuando estás leyendo piensas en subrayar algunos párrafos porque eso era justo lo que tú querías expresar (y siempre hay alguien que lo expresa mejor que tú). Destaco algunos para el que no quiera leer el artículo completo:

"En multitud de decisiones sociales parece a menudo que es más fácil referirse a una lista inamovible de juicios o referencias (a esto es a lo que se refiere el título de "letanías y contraletanías") que tratar de analizar incertidumbres o escenarios que requieren reflexión y análisis.
"El concepto de letanía, referido a las cuestiones de índole ecológica, fue acuñado por Bjorn Lomborg en su polémico libro El ambientalista escéptico. En él trata de desmontar lo que considera un conjunto de aserciones no demostradas de los efectos de la actividad humana sobre el planeta. El autor se aplica a ello de una forma tan sistemática que al final acaba produciendo lo más parecido a una letanía de signo contrario. Para un ciudadano de escepticismo practicante, el problema reside en que al tratar de analizar cuestiones complejas de la forma lo más objetiva posible se acaba enfrentando a una u otra letanía."
"Parece (...) que la complejidad debería alejarnos de las simplicidades de soluciones universales y tajantes, pero, paradójicamente, no es el caso."
"(...) se da la paradoja de que sólo parecen valer las soluciones sencillas. A la búsqueda del eslogan y del titular, la comunicación de los problemas por muy complejos que sean parece que sólo pueda hacerse en términos lo más esquemáticos posible. Y esto se acaba demostrando un error, ya sea de la parte de los profesionales de los medios, como de los responsables políticos. A menudo, la respuesta de los ciudadanos es mucho más positiva cuando se reconoce la complejidad, se demuestra que se estudian las opciones y se dan las razones por las cuales se escogen unas y no otras (de esto ya no estoy yo tan seguro, pero acepto los rasgos de optimismo del autor). (...) No es seguro que los eslóganes sensacionalistas atraigan más lectores que artículos razonados.
"En cualquier caso, parece razonable pensar que, cuando se deben tomar decisiones sobre temas complejos, los responsables que deben tomarlas y los ciudadanos deberíamos tratar de abandonar cualquier tipo de letanía, lo cual no quiere decir abandonar una ideología. En los temas complejos a los que nos enfrentamos no puede haber recetas únicas y universales, sino que en cada momento y en cada sociedad se tiene que tratar de encontrar la solución mejor adaptada. En este contexto, la contribución del análisis científico, junto a otras consideraciones, debería ser siempre esencial. La ciencia es, por definición, la actividad que renuncia a dogmas y letanías. (...) Las letanías pueden ser una manera de terminar el rosario pero no son la forma de discutir posiciones que son complejas y acuciantes."

En fin, como decía antes, siempre hay quien expresa mejor tus ideas que tú mismo... Sigamos en nuestro camino de analizar las cuestiones de una forma lo más razonable y razonada posible e intentemos huir de eslóganes y titulares sensacionalistas así como de "letanías" más o menos artificiales.

Cupri

4 Comments:

Blogger AGRA said...

Ya..., pero no es fácil. Suponte que vas a que alguien te explique algo o te ayude a resolver un problema y lo primero que dice es: "Bueno, esto es complicado y la solución no es fácil". Seguro que pensarías: "Bah, no tiene ni idea".

Yo creo que los esloganes y los titulares ocurren porque la gente los demanda. Es también culpa nuestra y no sólo del comunicador. Vivimos en titulares..., hasta que algo nos preocupa de verdad. Y ese algo casi nunca es la investigación (o la Verdad).

Tito

04 septiembre, 2008 19:40  
Anonymous Anónimo said...

no me fio de ningun articulo que aparezca en un periodico que hace unos meses vendia mentiras enlatadas (en bonitos DVDs, por cierto)de pseudociencia, cutremisterios y demas....y punto

14 septiembre, 2008 00:54  
Anonymous Marlowe said...

Y que tienen de malo las letanias??? En la linea de Tito, siempre se ha criticado que toda actividad cientifica se caracteriza por su dificultad en hacerse comprender. supongo que lo mas apreciado en el campo cientifico es el que es capaz de sintetizar y comunicar de manera sencilla ideas complejas. Seria absurdo pensar que al final, el autor que produce un dogma o una ¨letania¨ se queda con eso. Al final los esloganes y letanias sirven para establecer las posiciones iniciales en la discusion cientifica. En cuanto al articulo es curioso que utilice como titular la sobada contraposicion a la religion; supongo que el autor no esperaba explicar toda la complejidad de lo que expone con un titular llamativo, pero atendiendo a sus argumentos, no hubiera sido mejor encabezar: -como explicar en la controversia o sobre lo complejo, o algo asi...). Sin menospreciar el valor del articulo que refleja un mal endemico de las sociedades, juzgar por el continente y no profundizar en el contenido, me parece que este articulo no hace mas que dar vueltas en la importancia de no hacer esloganes y que todo es demasiado complejo para que se pueda explicar con letanias (vamos, para ese viaje no se necesitan alforjas lo de siempre) todo el articulo me parece una propuesta bienintencionada de como deberian funcionan las cosas incluso en ciencia, pero y en eso estoy de acuerdo con Cupri todo depende del que recibe el eslogan y el esfuerzo que haga por entender el problema.

14 septiembre, 2008 23:07  
Blogger AGRA said...

Eso de "vivimos en titulares" de Tito me gusta...

Tenéis razón... no se puede estar abordando continuamente la complejidad con infinidad de matices. Eso queda para cuando algo te interesa realmente.
Yo me refería más bien (y creo que el autor del artículo) a esa posición frecuente de "como yo soy de tal signo político o tengo tal ideología, "debo" pensar de esta forma en este asunto...".
Parecido a lo que ocurre con la anotación anónima. Como el periódico en cuestión ha hecho tal cosa o ha opinado de tal forma en este asunto entonces ya no me fio... Hombre, lo de no fiarse está muy bien si te sirve para leer críticamente el periódico, pero no para rechazar de plano cualquier artículo que se escriba en el sin leerlo ¿no?
Saludos bienintencionados,
Cupri

15 septiembre, 2008 15:48  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home