16 febrero 2007

"Los pacientes siempre mienten" (House)


Curiosa la máxima del Dr. House en la popular serie de televisión. La utilizo como excusa para mencionar un interesante artículo que desmonta falsas creencias basadas en el "sentido común".
¿Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo? Este es el título del artículo escrito por Jaume Masip, de la Facultad de Psicología de la Universidad de Salamanca (1). El título es de lo más atractivo, puesto que, efectivamente, por muy escépticos que seamos, tenemos cierta tendencia a aceptar de forma poco crítica afirmaciones derivadas del “sentido común”, del refranero o de la sabiduría popular.

La mayoría de las personas (¿también los que nos consideramos escépticos?) creen conocer ciertos indicios que les permiten detectar los que nos intentan engañar. Por ejemplo, muchas personas piensan que aquellos que están mientiendo apartan la mirada y que esto es una forma que podemos usar para detectar una mentira (“mírame a los ojos y dime la verdad”). ¿Cuánto de cierto hay en ello? Para contestar de basándose en pruebas (y no en intuiciones), Masip hace una revisión exhaustiva de los estudios científicos que se han llevado a cabo sobre la detección no-verbal del engaño. Más que referirme a las conclusiones o resumir su trabajo (cuya lectura recomiendo), sólo apunto algunas ideas.

Para empezar, no es cierto que tengamos una gran capacidad para detectar a una persona que miente usando sólo indicadores no-verbales. Los meta-análisis que se han hecho sobre la capacidad de detectar engaños han arrojado como resultado que la precisión humana para juzgar correctamente una declaración como cierta o falsa está en torno al 55%. Una capacidad muy limitada si se piensa un poco: de cada 100 declaraciones, como promedio 45 se juzgan erróneamente... poco más acertado que tirar una moneda al aire para saber si alguien miente o no. De hecho, en realidad somos más certeros al detectar la verdad que al detectar la mentira. Nuestra precisión al detectar una verdad se eleva al 60% mientras que la precisión al detectar una mentira está por debajo del 49%. Tal diferencia parece deberse, simplemente, a que tendemos a considerar que los demás dicen la verdad (un 55% de las ocasiones en lugar del 50% esperable por azar) (2).

Pero todos sabemos que los policías, los detectives, los jueces… (¿también los médicos?) tienen habilidades especiales para detectar a los mentirosos... ¿o no? Los resultados de los estudios no apoyan tal afirmación del “sentido común”. Los considerados “expertos” no tienen una precisión mayor que los “no-expertos” en detectar mentiras. En realidad, lo que hacen los "expertos” (como el Dr. House) es tener un sesgo contrario al de la población general: tienden a considerar que los demás mienten, con lo que su precisión para detectar mentiras se eleva ligeramente a costa de reducir su precisión para detectar verdades.

El Dr. House no es muy original con su afirmación; es lo que suelen decir todos aquellos en cuyo trabajo es importante detectar mentiras. Considerando que todos mienten es, desde luego, infalible detectando las mentiras… pero no acierta nunca al detectar verdades…

Para los interesados en saber si realmente existen indicadores no-verbales que sean útiles para detectar mentiras recomiendo que lean el artículo mencionado (e intenten evitar creerse las afirmaciones del sentido común de forma acrítica).

Cupri
(1) Masip J. ¿Se pilla antes a un mentiroso que a un cojo? Sabiduría popular frente a conocimiento científico sobre la detección no-verbal del engaño. Papeles del Psicólogo 2005; 26: 78-91. Disponible en: http://www.cop.es/papeles/vernumero.asp?id=1248
(2) Curiosa circustancia. ¿Por qué los humanos tendemos, en general, a considerar que los demás dicen la verdad? ¿Se trata de un artefacto de la investigación o es realmente así? Y si es así ¿qué explicación neurobiológica existe para ello? Pero eso es otra cuestión...

13 Comments:

Anonymous Niha said...

Interesante... ¿Por qué estarán tan extendidas esas falsas creencias?

17 febrero, 2007 20:44  
Blogger Gilgamesh said...

Bueno, Niha, también es interesante estudiar por qué las personas tienen falsa creencias en cuanto a la psicología. Ya hubo quien (no recuerdo su nombre) se dedicó a investigar la "física intuitiva", las creencias populares sobre física, comparándola con la física de verdad o la de los estudiosos. Ahora, gracias a Dennett, sé que hay gente interesada en descubrir cuáles son nuestras creencias populares y universales sobre la mente y la conducta, y compararlas con los descubrimientos científicos que, muy a menudo, son claramente contraintuitivos.

19 febrero, 2007 08:31  
Anonymous no-res said...

Un artículo interesante (y de interesantes consecuencias).
Me he quedado con una anotación , buscar porqué tendemos a considerar que el otro dice la verdad. O porqué no.
Me parece una cuestión interesantísima.
EN mi opinión su estudio debe pasar por analizar las interacciones sociales de las que dependemos y que a la vez nos causan una ansiedad. Es posible que tendamos a seleccionar nuestras relaciones para establecer una confianza y tener asegurado nuestro soporte, momento a partir del cual podemos rebajar el nivel de ansiedad asociado a esta función para centrarnos en otras?
Por otra parte, también está muy asociados a la humanidad rasgos como la suspicacia, la desconfianza, sin duda otra función adaptativa.Por ejemplo en general el importantísimo peso de los "celos" (al fin y al cabo es una desconfianza, la duda sobre la sinceridad de los otros) , y en el extremo los estados delirantes, el trastorno d ela personalidad paranoide, etc.


P.D. Hace tiempo que sigo la página, aunque nunca había comentado. Mi enhorabuena, me parece genial.
Un saludo ;)

21 febrero, 2007 21:48  
Blogger Sebastian said...

En medicina te enseñan muchos lugares comunes, y Dr. House las usa constantemente. Algunos de estos pueden ser considerados "prejuicios", pero en la mayoría de los casos tiene razón. No en la serie que es pura ficción, sino que es lo que usan los médicos.

22 febrero, 2007 04:46  
Blogger AGRA said...

Sí, ciertamente los gestos no son fiables a la hora de decirnos quién miente o quién dice la verdad. Está bien verificar esto con datos, al igual que muchas otras asunciones que tenemos normalmente en nuestra vida diaria.
Pero parece que el tiempo va a llegar en el que sea posible diferenciar mentira y verdad con técnicas de imagen cerebral. Si no me equivoco ya han sido publicados algunos estudios al respecto.

¡Y cuidado! El que alguien diga la verdad no significa que sea verdad lo que dice...

Tito

22 febrero, 2007 18:40  
Blogger Gilgamesh said...

Pues mira, he leído algo relacionado con esto de los detectores de mentiras en Conscious Entities. Es el último artículo que han puesto, trata sobre una técnica para distinguir "intenciones" de los participantes mediante neuroimagen. En concreto, pueden distinguir entre la intención de sumar dos números y la de restarlos, que a mí me parece muy poco, pero es un primer paso.
Leed el post de Conscious Entities, porque el autor le ha dado un enfoque crítico que me parece muy inteligente.
Si no podéis leer en inglés, también he preparado una versión algo más pobre de la historia en Psicoteca.

23 febrero, 2007 08:20  
Anonymous Anónimo said...

¿Pero se puede saber si uno dice la verdad o no a través de los gestos si uno está entrenado para este propósito? Ustedes que son expertos respondan lo más claro posible, exponiendo los matices por favor...

24 febrero, 2007 23:52  
Blogger AGRA said...

Yo no soy un experto en este tema. Recomiendo la lectura del artículo de Masip al que hago referencia en la anotación. De ese artículo puede concluirse que el entrenamiento no mejora significativamente la capacidad para discriminar entre verdades y mentiras a través de los gestos, aunque aumenta ligeramente la capacidad de detectar mentiras porque los entrenados califican más veces las afirmaciones como falsas.

Cupri

27 febrero, 2007 18:56  
Blogger Viper said...

Creo que detectar una mentira es más difícil de lo que nos gustaría pensar, entre otras cosas porque si el signo no-verbal no es de por sí signo inequívoco, menos lo es al combinarse con un intérprete torpe (y/o no entrenado), por lo que la estadística siempre es dramática.

Dicen que las mujeres, por su mayor capacidad para interpretar la comunicación no verbal (y, aunque no recuerdo ahora el estudio, resulta comprensible por su papel biológico y su inversión parental) obtienen mejores rendimientos a la hora de detectar la mentira. ¿Es así?

Felicidades por el blog.
Un saludo del Clan!

27 febrero, 2007 23:51  
Blogger leonorsilla said...

Hola, en realidad mi comentario no apunta especificamente a este post sino a todo el blog, que conoci hace unas semanas y he disfrutado muchisimo, realmente la discusion es de alto vuelo con mucho apoyo bibliografico...mi unico "problema" es que hay demasiadas cosas interesantes por aprender y la vida es muy corta para probar una tajadita de cada una!!! Realmente se vuelven un vicio
Ultima cosa, me parecio que en uno de los post lei una cita de Richard Feynman sobre lo hermoso que era desentrañar los mecanismos de la naturaleza, y como ello no privaba de hermosura a los fenomenos estudiados...pero no puedo encontrar en que post estaba...alguien me puede dirigir a ella o volver a publicarla?
Saludos
l.

05 marzo, 2007 03:36  
Blogger AGRA said...

Para leonorsilla: la cita a la que te refieres está en un comentario hecho por Tito en la primera anotación de esta bitácora. Te la reproduzco:

“Las estrellas están hechas de átomos del mismo tipo que los de la tierra (...) Los poetas dicen que la ciencia despoja de belleza a las estrellas, meros montones de átomos de gas. Nada es “mero”. También yo puedo ver las estrellas en una noche clara, y sentirlas. Pero, ¿veo menos o veo más? La vastedad de los cielos extiende mi imaginación: atado a este carrusel mi ojo puede captar luz de hace un millón de años. En esta vasta estructura –de la que yo formo parte- tal vez la materia que me constituye fue vomitada desde alguna estrella olvidada, del mismo modo otra está siendo vomitada allí. O vemos las estrellas desde el gran ojo de Palomar, alejándose rápidamente de un punto de partida común en el que quizá estaban juntas ¿Cuál es la estructura o el significado o el porqué? Al misterio no le perjudica que se sepa algo sobre él ¡Pues la verdad es mucho más maravillosa que lo que cualquier artista del pasado pudo imaginar! ¿Por qué los poetas del presente no hablan de ello? ¿Qué clase de hombres son los poetas que pueden hablar de Júpiter como si fuera un hombre, pero deben guardar silencio si es una inmensa esfera de metano y amoniaco en rotación?

“Seis piezas fáciles. La física explicada por un genio” R.P. Feynman

Cupri

07 marzo, 2007 14:50  
Blogger AGRA said...

Prometo que la he buscado y no he sido capaz de encontrarla... ¡Gracias Cupri!

Tito

07 marzo, 2007 19:31  
Blogger leonorsilla said...

gracias!!!
l.

09 marzo, 2007 03:32  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home