05 noviembre 2007

Society for Psychical Research II: Fenómenos espontáneos

(…) the principles of investigation are those which apply in any scientific enquiry: gathering and testing the evidence, evaluating it, and looking for ways of interpreting and explaining it either within the existing models of reality or by postulating new models. The only belief implied by this pursuit is in the intrinsic value of rational enquiry. (Society for Psychical Research: Overview)

Este párrafo, que leemos en la web de la Society for Psychical Research (SPR), podría formar parte de los principios generales de cualquier otra sociedad de investigación científica. Como en el apunte anterior (Society for Psychical Research I: Declaración de intenciones), y siguiendo con un planteamiento escéptico de mínimos, voy a seguir haciendo énfasis en mi sana y naive perplejidad. Porque la misma sociedad de investigación que asume el párrafo inicial afirma la existencia de fenómenos como la percepción extrasensorial y la telequinesis, entre otros. Y a pesar de eso, no se ha producido una revolución copernicana en el campo de las Neurociencias. Algo falla. Y algo falla, porque en lugar de dicho párrafo en la web de la SPR no leo uno como el siguiente:

(...) los principios de investigación se desmarcan de los métodos científicos tradicionales: se obtienen datos, se evalúan, y se busca la manera de interpretarlos y explicarlos creando nuevos modelos de la realidad en función de la intuición y el estado de conciencia del investigador. El éxito de la investigación está en no dejarse llevar por la fría razón crítica.

Además, si seguimos leyendo la misma página, la SPR insiste en que aunque los fenómenos que investiga “parecen inexplicables asumiendo los modelos científicos actuales” su intención es demostrar su existencia estudiándolos de manera “sistemática y científica”.

¿Cuáles son los hechos que investiga la SPR? Fenómenos espontáneos. “Casos espontáneos son fenómenos naturales de la vida real que las teorías científicas necesitan explicar”. Además reconocen que, “son no repetibles y son susceptibles de todo tipo de errores de observación y análisis”. Para empezar, esto ya dificulta su estudio sistemático ya que la reproducibilidad es un elemento fundamental a la hora de explicar un suceso. Pero conscientes de esa dificultad, y a lo largo de los años, los investigadores de la SPR han sido capaces de poner a punto protocolos para realizar experimentos controlados. Tanto fue así que la metodología y los análisis empleados por los parapsicólogos fueron suficientes como para que la Asociación Parapsicológica formada en 1957 fuera aceptada en la American Association for the Advancement of Science en 1967. También apuntan que con las nuevas tecnologías disponibles fue posible minimizar la posibilidad de errores humanos en la interacción de los sujetos y los experimentadores o en los análisis estadísticos. ¿Qué más se puede pedir?

En sus Notes for Investigators la SPR describe distintos tipos de fenómenos espontáneos. Inicialmente, de partida, asumen que muchos de los fenómenos espontáneos sujetos a investigación, “tienen habitualmente una explicación en términos de causas físicas o del estado mental (??) de los testigos” y que “algunos que podrían no tener una explicación tan fácil serían: precognición, percepción extrasensorial, experiencias fuera del cuerpo, apariciones y poltergeist”. De cada uno de ellos la SPR aporta una breve definición explicativa y en algunos casos llamadas de precaución a la hora de interpretar estos fenómenos. Así por ejemplo, en Apparition Sightings, dice más o menos lo siguiente: “son casos en los que una persona, no soñando, enferma o bajo la influencia de drogas, ve una figura que podría no corresponderse con una persona real, u oye voces cuando nadie ha hablado. Es altamente probable que la mayoría de estas experiencias sean alucinaciones. Sin embargo, algunas de estas alucinaciones podrían ser consideradas verídicas ya que exhiben correspondencia, no fácil de explicar, con eventos externos”.

Así que los investigadores de la SPR siguen un método científico estricto y son conscientes de posibles artefactos en los fenómenos que investigan...., ¡pero la revolución científica no llega! ¿Por qué? Asumiendo que todos nos referimos al mismo método científico, se me ocurren algunas posibles razones (seguro que hay muchas más):

1- Los investigadores escépticos son unos estafadores
2- Los investigadores de la SPR son unos estafadores
3- La calidad de los datos experimentales obtenidos por la SPR es cuestionable
4- La interpretación de los datos experimentales obtenidos por la SPR es cuestionable

Tito

Continuará...

4 Comments:

Blogger Julio said...

Las "definiciones" del SPR respecto a su materia de estudio son las esperables en toda pseudociencia. Una "aparición" (básicamente) no es una alucinación: Definición negativa, igual que las psicofonías no son voces que se han colado en la grabadora, los orbs no son motas de polvo flotando, y los OVNIS no son aviones, ni fenómenos atmosféricos, ni estrellas o planetas...

Pretenden definir el objeto de estudio por eliminación. Tras descartar todo lo conocido, sabremos lo que esos fenómenos no son, pero seguiremos sin saber qué son: las características identificables que lo diferencian de esas cosas que no son. Y sin poder identificar ni estudiar esas características, difícilmente se podrá hacer avance alguno, mucho menos una revolución.

06 noviembre, 2007 09:25  
Blogger AGRA said...

Lo que yo diría es que si se pusiesen los medios oportunos y controlados al final se demostraría que eso que llaman apariciones son en realidad alucinaciones o anomalías en la percepción de la realidad. Anomalías que pueden darse en multitud de circunstancias. ¡Y ya está! Pero para eso hay que saber qué es una alucinación y bajo qué circunstancias puede ocurrirle a un individuo.

Un ejemplo tonto: si realizo unos experimentos en un laboratorio para demostrar que puedo mover una columna de mercurio con sólo pensarlo (una especie de telequinesis), es posible que vea algún movimiento que yo puedo interpretar como un efecto de la mente sobre el mercurio. Estos efectos pueden deberse a la tª..., pero, ¿y si no sé que la tª dilata el mercurio? No controlaría este factor y por tanto el resultado sería artefactual.

Necesariamente unos "resultados extraordinarios" requieren todo el conocimiento posible relativo al objeto de la investigación (en el caso del ejemplo, el mercurio y el cerebro) y sus posibles causas. Y, por supuesto, diferentes aproximaciones conducentes a obtener la misma conclusión. ¿Actúa así la SPR? Por lo poco que he leído, tengo la sospecha de que la SPR parte de premisas erróneas para diseñar e interpretar sus experimentos y no contempla los conocimientos actuales en neurociencias.

Tito

07 noviembre, 2007 19:21  
Blogger Julio said...

Con eso les demostrarás que "algunas" apariciones son alucinaciones. Te dirán "Sí, esa aparición en concreto es una alucinación, pero existen apariciones que no son alucinaciones que la ciencia no puede explicar". Y ya está. Con excluir la explicación racional, se fabrican un hueco para seguir manteniendo que las apariciones existen, a pesar de no saber caracterizarlas. Es la no-definición por eliminación que comentaba.

08 noviembre, 2007 12:52  
Blogger Esscarolo said...

Muy interesante. No recuerdo dónde leí sobre escépticos que habían colado a ilusionistas en experimentos de parapsicologos y les habían engañado limpiamente. Parece que sus estudios no son muy fiables.

Saludos.

10 noviembre, 2007 13:39  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home