15 diciembre 2007

La mecánica de Dios: A vueltas con la creencia

“If you limit yourself to science, you always have to accept the possibility of God –and the possibility of no God” (God´s mechanics: How scientist and engineers make sense of religion)

¿Puede un científico creer en Dios? Ya sabemos que sí. Y de hecho no son pocos los científicos que creen en algún tipo de Dios. Pero pongamos la pregunta de otra manera. ¿Cómo puede un científico conciliar ciencia y fe (creencia en Dios) a la hora de entender la “realidad” en la que vive? Esto resulta cuanto menos paradójico ya que, en teoría, un científico utiliza el razonamiento empírico y su extraordinario poder predictivo, a la hora de explicar la Naturaleza. Entonces, ¿por qué cree un científico? En torno a esta cuestión gira el libro titulado “La mecánica de Dios: el sentido de la religión para científicos e ingenieros”, escrito por Guy Consolmagno, un astrónomo jesuita del observatorio Vaticano. Consolmagno, que se considera científico además de creyente, “quita hierro” a esta aparente paradoja ya que, en último término, ciencia y creencia son prácticamente la misma cosa. ¿En qué se basa? Después de leer el primer capítulo de su libro (“How Techies believe”), parece claro que su principal argumento consiste en las múltiples limitaciones del método científico. Tomando como excusa algunos de los argumentos que el autor esgrime en su capítulo inicial, me gustaría comentar algunos aspectos relacionados con el debate ciencia-creencia que, o bien no entiendo correctamente o bien me parecen sesgados de manera interesada.

Dios Y ciencia versus Dios O ciencia
¿Qué entendemos por Dios? El concepto “Dios” es como un comodín en el juego de naipes, se adapta a cualquier “jugada”. Y esta versatilidad de Dios hace que el debate ciencia-creencia parezca a menudo un diálogo de besugos. Porque no es lo mismo el Dios-Padre antropomorfo todopoderoso con barba blanca y camisón (religiones monoteístas); que una especie de “energía divina” distante y diseñada a la carta. Pero ahí no queda la cosa. ¿Qué entendemos por creencia? ¿Es el mismo “tipo de creencia” creer en un ser sobrenatural que creer que mi coche sigue donde lo he aparcado pocas horas antes? ¿Y, en definitiva, por qué hay tanta ambigüedad en estos conceptos? En mi opinión es una ambigüedad interesada en aras a facilitar la conciliación de lo irreconciliable. Pero eso es engañarnos a nosotros mismos. El problema es que, a pesar de la dualidad de magisterios profesada por algunos prestigiosos científicos (como S J Gould), Dios y la ciencia compiten por explicar lo que entendemos por “realidad objetiva”. Son dos visiones diferentes, aunque en ningún caso equivalentes, de aproximarse al cómo y al porqué de las cosas. Claro que esta competencia resulta muy incómoda y los intentos de suavizarla son muchos y a veces curiosos. El propio Consolmagno critica dos tipos de explicaciones acerca de Dios:

- Dios está allá donde no llega, o aún no ha llegado, el conocimiento científico. Es el llamado “Dios de los huecos”. Pero este tipo de Dios no parece convencer a nadie, ni siquiera a los creyentes. Es demasiado voluble. Teóricamente, las competencias de Dios no pueden depender del avance del conocimiento a lo largo de la historia.

- El conocimiento científico y objetivo puede explicar la existencia de Dios. Este es un concepto de Dios basado en la ciencia. O dicho de otro modo, la ciencia más puntera podrá pronto explicar aquello que entendemos por Dios como realidad externa, llámese esto conciencia global, realidades paralelas o alma, como código de información individual que puede trascender. La solución estará en entender bien la mecánica cuántica (por ejemplo, la película "¿Y tú qué sabes?").

Según Consolmagno, la “hipótesis de Dios” no puede ser sometida a la prueba científica o racional. En parte, porque Dios significa sobrenatural y por tanto, por definición, está fuera de lo natural. Y tratar de probar científicamente su existencia o no existencia carece de sentido. En otras palabras, no tiene sentido “vestir” con lenguaje científico la teología. Pero entonces, ¿dónde queda el Dios conciliable con la ciencia? Para este astrónomo, Dios y ciencia están codo con codo. Dios es una hipótesis razonable ya que la ciencia es muy limitada. ¿No es esto una falacia?

¿Qué significa que la ciencia es muy limitada? Según él, cualquier cadena de razonamiento lógico debe comenzar con la asunción de una verdad “auto-evidente”. Es decir, la creencia vendría antes que las explicaciones. Si asumimos, por ejemplo, la física de Newton terminaremos aceptando una visión determinista del universo; pero si asumimos la teoría cuántica, “probaremos” que la vida es azarosa y sinsentido. Añade que la ciencia nunca trata con certezas. Todo en ciencia está siempre sujeto a revisión. La ciencia sólo se aproxima a una verdad de la que nunca podrá tener certeza. Por tanto, “si te limitas a la ciencia, tú siempre tienes que aceptar la posibilidad de un Dios –y de un no Dios”. La ciencia está llena de creencias, por ejemplo “creemos que las leyes de la física que funcionaron ayer funcionarán todavía mañana” o “creemos que hay una realidad objetiva”. La razón está basada en la intuición. Y propone un silogismo como ejemplo: “Todos los hombres son mortales; Sócrates es un hombre; por tanto, Sócrates es mortal. Pero, ¿cómo sabemos que todos los hombres son mortales? ¿O que Sócrates es un hombre?”.

¿Son todas las creencias iguales?
En primer lugar, es cierto que la ciencia tiene límites pero, ¿significa esto que Dios puede existir? Yo creo que no. O, en todo caso, podría admitir que más allá de los límites de la ciencia exista Dios, pero también cualquier otra cosa, animal o lugar que nos venga en gana. Más allá del conocimiento objetivo..., todo depende de nuestra imaginación. ¿O acaso pensamos que hay “razones” por las que la “hipótesis Dios” tiene más sentido que la hipótesis “cualquier otra cosa”?
En segundo lugar, ¿podemos diferenciar distintos tipos de creencias? Es decir, ¿es comparable la creencia en Dios, ser sobrenatural, a la creencia de que el sol saldrá mañana o que si tiramos una manzana por la ventana caerá hacia la calle? En mi opinión no tienen nada que ver. Si el sol ha salido cada día desde que la humanidad tiene uso de razón, lo más probable es que también salga mañana. Pero lo más importante es que , el hecho de que el sol salga cada mañana, no es realmente una creencia. O al menos sería una creencia condicionada. Es decir, si mañana nos levantamos y el sol no ha salido o la manzana cae hacia el cielo, se acabó la creencia. Es así como funciona el método científico, ¿no? Tanto es así que ese mismo método nos ha permitido predecir el número de veces que saldrá el sol, la hora a la que va a salir, la energía que irradia cada vez que sale y también construir paneles solares. E incluso prever cuándo se apagará. ¿Es igual la creencia en Dios? ¿Cómo nos ayuda Dios a predecir la realidad (y digo Dios como si fuese el sol o la manzana, no la creencia en sí, lo cual es otra cosa muy distinta)? ¿No es creer en Dios más equivalente a creer que en lugar de un sol saldrán dos? (ver el artículo de Paul Davies "Taking science on faith" y una extraordinaria crítica en NeuroLogica).

Por tanto, ¿el hecho de que la ciencia sea limitada para comprender con total certeza el origen del universo implica que no podemos estar seguros de nada de lo que conocemos a nuestro alrededor? En mi opinión, Consolmagno está utilizando argumentos sesgados con una intención clara. Poner al mismo nivel de “verdad objetiva” la existencia del ordenador en el que estoy escribiendo estas palabras y la existencia de Dios. Y esta jugada tiene truco. Porque, puestos a admitir hipótesis, que importancia puede tener que más allá de lo que puedo conocer objetivamente exista Dios. Pues sí que la tiene, y aquí está el truco. Porque una vez justificada la existencia de Dios..., ¿quién nos dice que no interacciona con el devenir humano y el del Universo? ¿Si no podemos estar seguros de nada? Y al final terminamos creyendo, sin contradicciones, en el Dios de las religiones más tradicionales. Y esa es la jugada. Y yo creo que el método científico, a pesar de sus limitaciones, sí puede descartar la existencia de un Dios que intervenga en la Naturaleza a su antojo. Que en definitiva es el tipo de Dios en el que la mayoría de la gente cree, ¿o no?

El estudio científico de Dios
Pero hay algo más. Y es la sensación o intuición de que la existencia de Dios tiene un fundamento, encaja, tiene sentido. Esta es una baza muy importante de la “hipótesis de Dios”. Me refiero a las experiencias religiosas inefables que, según Consolmagno, tienen, y tratan de ocultar, muchos científicos creyentes. Me refiero a la moral, el Bien y el Mal. La libertad. El altruismo. Nuestra existencia parece cobrar un sentido trascendente tras esas palabras. Según otro científico, el genetista Francis Collins, la ley moral es universal y no puede ser producida por evolución ni por presiones sociales, sino por un ser infinitamente justo y bueno que llamamos Dios. Y es exactamente aquí donde entra en juego el cerebro. ¿Qué tiene que ver el cerebro con la existencia de Dios? (tema que hemos comentado anteriormente en esta bitácora)

El cerebro, y por tanto el comportamiento, puede ser estudiado mediante el método científico. Fruto de este estudio hoy sabemos que muchas de las llamadas experiencias religiosas (por ejemplo, alteraciones en la percepción de la realidad) o la conducta moral son naturales y dependen de la actividad de nuestro cerebro. Esto significa que son fenómenos intrínsecos al funcionamiento de nuestro cerebro y no refieren en ningún caso a realidades objetivas externas. De la misma manera, la propia creencia también requiere necesariamente la actividad de nuestro cerebro. Igual que las ensoñaciones, el lenguaje o el deleite estético cuando vemos una obra pictórica. Y, por supuesto, también el pensamiento lógico o racional que utilizamos cuando ponemos en práctica el método científico. La capacidad de abstracción. La capacidad de cálculo. El hecho de pensar que todo efecto tiene una causa. Son capacidades o estrategias naturales de nuestro cerebro que tienen que ver con los cambios y adaptaciones que este órgano biológico ha sufrido a lo largo del proceso evolutivo.

Quizá todo esto parezca una obviedad, pero si enmarcamos la creencia en Dios en el contexto de la función cerebral podemos estudiar a “Dios” científicamente. De hecho, lo único tangible que tenemos de Dios es la creencia en él. Dios está en el cerebro. Y sólo ahí. Y por eso hay tantos tipos diferentes de Dios y con características tan particulares, a veces semejantes a las nuestras (por ejemplo, Why is religion Natural). Y también es interesante preguntarse por qué está ahí (¿Es Dios un accidente?). Pero en cualquier caso, la realidad externa “Dios” que sugiere la creencia o la fe es pura fantasía. Otra cosa muy distinta, por mucho que le pese a Consolmagno, son el sol y la manzana. Porque además de formar parte de nuestros procesos mentales, están ahí fuera para nosotros y para el resto de los seres vivos. Y si no lo estuvieran, quizá tampoco estaríamos aquí para contarlo.

Tito

27 Comments:

Anonymous Jolau Ysera said...

¿Por qué no puede ser compatible Dios y la ciencia? Dios está por encima de la ciencia en el sentido de que Dios es el Catedrático de todas las ciencias.
Es como decir que un médico no puede ser político. ¿Son incompatibles la medicina y la política?
La ciencia está haciendo grandes descubrimientos que han estado rigiendo durante años sin que nosotros tuviésemos constancia de ellos. ¿Quién creó esos principios que ahora nos maravillas y que han estado ahí, sin ser descubiertos hasta ahora?
No solamente la gran obra del universo nos da idea de la magnitud del mismo y de la existencia de un Gran Creador, sino que la simple existencia del hombre nos da pie para pensar que la maravilla de la existencia de una maquinaria tan perfecta no es solamente producto de reacciones químicas.
Lo cierto y maravilloso es que la existencia de Dios no se puede demostrar por métodos científicos, al estar por encima de toda ciencia y tiene que ser la razón la que explique su existencia. Lo interesante es que la razón no es lo accesible que algunos quisieran, para modificar a su antojo sus conclusiones y para su desgracia, algunos creemos en Él.

16 diciembre, 2007 00:27  
Anonymous Anónimo said...

tela.

16 diciembre, 2007 08:11  
Anonymous Anónimo said...

Yo también creo en la posibilidad de que exista Dios. Y no "en mi cerebro" como tu dices. Si fuese el caso el "auto" también solo existe en mi cerebro?
Yo creo en algo (lease Dios) que genera y crea los espacios para que sucedan las cosas. No quiere decir que imponga los sucesos sino que es un creador base.
Y si, la célula es producto de la evolución pero porque es producto de otra evolución. De donde salen los elementos de la tabla periódica? Que genera esa materia prima y que SUPER LEY genera al átomo con sus reglas?
No todo es científico, esas preguntas nunca van a tener solución y no porque no nos de el cerebro en interpretarlas sino porque no nos da el cerebro para generarlas. un sinónimo de UNIVERSO es PERFECTO.

16 diciembre, 2007 08:38  
Blogger Palmz said...

Dios y todo ese mundo de fantasía es un mecanismo del cerebro que usan algunas personas para combatir el miedo a la ignorancia. Dios sólo vive en la imaginación de la gente.
Si mañana no sale el Sol, cogeremos las leyes científicas, diremos que estaban mal y se estudiará su forma de explicar los nuevos fenómenos mediante el procedimiento científico. A esto se le llama falsabilidad. Algo es falsable cuando podemos demostrar que es falso. Como Dios pertenece al terreno de la irracionalidad no es falsable. No se puede demostrar que algo no existe (demostrad que yo no soy Dios infiltrado entre vosotros).
Hay una frase que resume muy bien el tema actual: "La Ciencia tiene todas las respuestas, somos nosotros quienes no tenemos toda la Ciencia".
Para finalizar diré que todos estos intentos de mezclar Ciencia y Religión no tienen otro objetivo que dotar de algo de credibilidad a la Religión, de hecho, estas iniciativas siempre parten de gente creyente. No os engañéis, son totalmente incompatibles. Una explica las cosas desde el lado de la razón y la inteligencia y la otra desde la irracionalidad más primitiva, desde los miedos ancestrales a todo.

16 diciembre, 2007 10:12  
Anonymous Joan said...

La Ciencia no puede demostrar la existencia o no existencia de Dios... Ni la de las hadas, duendes, dragones, trasgos, unicornios, grifos, elfos, djinns, brujas y todo tipo de seres sobrenatrales y maravillosos. Y ya puestos, todo el panteón de dioses en los que la humanidad cree o creyó alguna vez: Osisis, Ra, Zeus, Marte, Odin, Ganesa, etc, etc...
Con el razonamiento manipulador y sesgado que nos propone Consolmagno, cualquier cosa (y es un "cualquier" en un sentido muy, muy amplio) es posible.
El Sol sale cada día porque es el carro tirado por caballos de Ra. Que no podamos ver a Ra y al carro no es importante. La ciencia no tiene herramientas para demostrarlo, y por lo tanto, es posible. Delirante.

16 diciembre, 2007 10:52  
Anonymous sandra said...

Creo que los primeros comentaristas no han leído el artículo, porque dan los mismos argumentos que se rebaten en él.
Si lo han leído, hay que entender, que para admitir la posibilidad de la no existencia de Dios, tendrían que cambiar muchísimas conexiones neuronales a las que ya se han acostumbrado. Eso es muy difícil. Alguien que ha creído en Dios toda su vida no va a cambiar aunque se de una explicación científica a todos los grandes enigmas del universo.

16 diciembre, 2007 12:38  
Blogger FidoX said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

16 diciembre, 2007 13:12  
Blogger FidoX said...

Está claro que los primeros comentarios han ignorado totalmente el post.

Sobre el documental "Y tú qué sabes" que mencionas no me parece muy bueno, a mi modo de ver confunde algunos conceptos afirmando cosas como que la realidad está sujeta a los pensamientos de cada uno. Esto lo afirman suponiendo que las leyes de la mecánica cuantica se pueden aplicar a una persona. Hace tiempo que lo vi y puedo estar equivocado, pero no me dio muy buena impresión.

Por otra parte ahora no creo que sea tanto discutir sobre la existencia o no de Dios, ya que el Mounstruo Espagetti Volador ha dejado claro bastantes cosas.

La discusión está en si es bueno creer en Dios o no. Como decía Sam Harris -Puede ser racional poner una bomba en un avion si "sabes" que al hacerlo te salvarás a ti y a toda tu familia. Irán al paraíso y además a ti te esperarán 72 vírgenes en el cielo.

¿Es realmente bueno aferrarse a cualquier tipo de creencias? ¿No es la fé un argumento para la falta de argumentos? ¿No estaremos enseñando a los jóvenes que hay cosas que no se pueden cuestionar?

16 diciembre, 2007 13:15  
Anonymous Anónimo said...

Preguntarse la existencia de Dios es como preguntarse qué hay mas allá de los límites del universo. Sin embargo, una mente racional no creerá en Dios si no hay evidencias empíricas de su existencia, y que yo sepa no las hay. Saludos.

16 diciembre, 2007 16:41  
Blogger Bio said...

Muy buen post, es curioso la de científicos de renombre que no dan su brazo a torcer con su propia "creencia" en Dios y su incoherencia al no poder abandonarlo de raiz.

Los primeros comentarios se comentan por si mismos.

Enhorabuena por el blog. Te sigo leyendo

16 diciembre, 2007 20:43  
Anonymous dr. neurona said...

"No es cierto que Dios haya creado al hombre, fué el hombre quien creò a Dios"

Vaya! Desde hace milenios, la creencia religiosa fagocita gran parte de la vida ùtil a los seres humanos, retardando enormemente el progreso de la especie; no puedo entender como en pleno 2007, unas personas que se dicen racionales, desperdician su valioso tiempo analizando, debatiendo y argumentando sobre un asunto anacrònico e intrascendente, como es la "existencia de Dios". No os dais cuenta que la supersticiòn continùa ocupando vuestra atenciòn y robando vuestro tiempo? Serà que no podéis dejar vivir tranquilamente su fantasìa a los creyentes y fanàticos, sin tratar de convencerlos de su error?

Un saludo a todos.

dr. neurona

17 diciembre, 2007 12:16  
Anonymous titox said...

"No es cierto que Dios haya creado al hombre, fué el hombre quien creò a Dios"

100% de acuerdo.

Haber... dios existe para explicar lo que la ciencia aun no puede. ¿Y porque no puede la ciencia explicar ciertas cosas aun? Bueno porque el hombre es relativamente una especie muy, muy joven , podriamos decir que aun es un niño y los niños como ya saben creen, o mejor dicho le hacemos creer en cada cosa!

Santa Claus, el cuco, que la cigüeña trae a los bebes, etc... y es normal que creamos esas cosas, necesitamos darle una explicacion a todo, y Dios es la mejor excusa, lo explica todo tan fácil.

Ahora, volviendo al tema original, no creo que en una mente racional conviva la creencia en Dios.

Esto es solo mi opinion, yo no soy dueño de la verdad... para eso esta la ciencia.

Saludos.

17 diciembre, 2007 13:08  
Anonymous Charlie said...

Salmos 53:1

18 diciembre, 2007 18:34  
Blogger AGRA said...

charlie, en realidad quisiste decir

Salmos 53:2 El necio se dice a sí mismo:
"No hay Dios".

Una muestra más de la intolerancia intrínseca a todo creyente.

Aunque ya se lo he dicho en persona, que quede constancia: excelente apunte.

Lupe

18 diciembre, 2007 21:47  
Blogger Mekishiko.NoNeko said...

En realidad, cree quien quiera hacerlo, nada más. La gente lo hace con una infinidad de tópicos, pero Dios es una idea diferente en cada quien, es decir, su conceptio siempre varía de uno a otro y es por eso de tanta confusión.
Sin embargo, siempre habrá una diferencia diametral entre ciencia y fe: la primera parte siempre de la duda, del escepticismo y la segunda parte únicamente de la confianza.
Existe gente que jamás gustarará de creer en ese Dios monoteísta que tantos "pensadores" le han enseñado a odiar, y por el otro lado hay dogmáticos que nunca entenderán que todo, es parte de lo uno, y que la ciencia, vista desde un "adecuado" punto de vista, no está peleada, ni mucho menos, con la fe.

Saludos,

19 diciembre, 2007 00:57  
Anonymous sensato said...

Hombre, mekishiko, depende de qué Dios quieras proponer. Yo no estoy en contra de la postulación de un Dios iniciador de las leyes físicas. Pero claro, como se apunta en el post, una vez que se ha admitido la existencia de ese Dios (que no lo olvidemos, sigue siendo una posibilidad pero no la única, que es lo que parece que se les olvida a muchos) el paso siguiente es el de identificar a ese Dios con los dioses monoteístas que exigen de nosotros un comportamiento y una conciencia moral determinados ( y todo ello basado en suspuestas revelaciones pplasmadas en libros escritos hace más de 2000 años, plagados de contradicciones y con una veracidad más que cuestionable).

por último quisiera hacer una anotación ue no se comenta en el post. El cerebro es importante a la hora de saber cómo los hombres perciben a Dios (cómo surge la idea o cómo tienen lugar los éxtasis místicos o por qué es tan fácil creer en Dios) pero eso en esencia no dice nada sobre la existencia de Dios. El hecho de que alguien sea propenso creer en Dios no dice nada en favor o en contra de la existencia de este último. Claro que creo que el estudio del cerebro aporta probabilidades en contra de la existencia de Dios, pero no creo que las pruebas aportadas por la neurociencia sean decisivas. El problema es que al final todo esto es una cuestión de probabilidades y éstas están muy en contra de la existencia de un Dios tal y como lo pintan las relgiones monoteístas con todo su aparato metafísico.

19 diciembre, 2007 07:41  
Anonymous Cnidus said...

Muy bueno el post!.

Lo más gracioso son comentarios del tipo "Dios está por encima de la ciencia en el sentido de que Dios es el Catedrático de todas las ciencias.

Aceptamos pulpo. :o) Si está por encima de la ciencia, está por encima de la capacidad de observación, estudio y comprensión del ser humano. Entonces, si es un "ente" que no puedes ni observarlo, ni estudiarlo ni comprenderlo, ni, al fín y al cabo, saber nada de él... ¿Cómo sabes que está por encima de la capacidad de observación, estudio y comprensión? ¿Por qué tú lo dices? ¿No es una petición de principio? ¿Y cómo sabes que le universo es su "obra"? ¿Otra petición de principio? Y lo más intrigante... ¿Cómo puedes conocer tanto de un ente que defines en un primer momento como incognoscible?

Jejeje, sip, muy gracioso :o) Si queremos "aceptar" a dios, debes "suponer" demasiado. No me meto en que quieras identificarlo con un "dios" concreto, en ese punto, incluso el "Flying Spaguetti Monster" saldría ganando.

Lo bueno es esa proliferación que hay ultimamente de "dioses al plato", cada uno se lo condimenta como quiere ¡Así cualquiera!

Venga, un cordial saludo!

19 diciembre, 2007 13:58  
Blogger Otis B. Driftwood said...

Hola, Lupe. Os hemos hecho una referencia en "Libro de Notas". Muy buen artículo.

Saludos.

22 diciembre, 2007 09:17  
Blogger AGRA said...

Hola Otis. Gracias por la recomendación. Lupe.

25 diciembre, 2007 23:49  
Anonymous Anónimo said...

Por suerte moriremos y, al menos yo, no volveré a preseciar esta imposible discusión entre fe y razón o existencia o no de la deidad (¿cristiana,no?).

Atiko http://opusdiaboli.wordpress.com.

Feliz año nuevo a creyentes y no creyentes.

05 enero, 2008 02:12  
Blogger Carlos Suchowolski said...

Entiendo que vale la pena reproducir aquí mi comentario de ayer al post sobre el tema en "El cerebro de Darwin". Ahí va sin más:

Hace un par de meses o así (por enésima vez) intervine en una discusión parecida (en Lidiando con la fatalidad, creo). Y sostuve que estaba un tanto mal planteada. Dios es en primer lugar un concepto (y en segundo, es mitológico) y como concepto debe ser estudiado genealógicamente como emergente cultural. Es decir, hay que responder a preguntas del tipo. ¿Por qué nace cuándo nace, qué necesidad cultural suple, qué vacíos racionales, por que es precisamente la razón la que lo fundamenta, etc.? En segundo lugar, ¿por qué sigue siendo una idea "viva" y hasta dónde es similar o distinta de la originaria? De las respuestas salen de hecho las bases para reducir la idea de Dios (y de los dioses) al mismo rango que otras leyendas y mitos "necesarios" a cada época, circunstancia e interés. Si es así, ¿a qué viene discutir el tema ontológicamente, lo que parte del apriori de que se trata de un ser real?
Un abrazo.

09 enero, 2008 11:05  
Anonymous Pablo said...

Excelente post.
Os enlazo en mi blo
Un saludo

15 enero, 2008 14:44  
Anonymous Anónimo said...

Siempre creí que Dios era un señor mayor con barba y túnica blanca y de talante benévolo, que me esperaría el día de mi muerte al final de un túnel rodeado de una enorme y cegadora luz en forma de triángulo, me cogería de la mano y me llevaría al lugar donde están mi seres queridos muertos antes que yo, incluso parientes a los que no conocí en vida tales como tatarabuelos, bisabuelos y demás, allí estarían, con un rollo tipo `venga, estamos muertos pero todos contentos, únete a la fiesta que esto mola que te cagas´.
Y la verdad es que las monjas de mi colegio se lo curraron, con sus rezos, cofias negras, gafas de pasta, con sus arrugas y vello facial, se lo curraron bien para instalar esa idea en mi cabeza. Pero ya no me engañan más. Porque ya no puedo ser engañada.
La idea en sí no está mal, está bastante bien, pero de puro infantil suena a mera fantasía.
No hay tal señor mayor esperando, y probablemente no habrá ningún ser querido muerto a quien volveremos a ver, porque eso es demasiado concretar para tan desconocido misterio como el de la muerte. Lo cierto es que nadie sabe, y todos deberíamos conformarnos con la idea de que no lo sabemos, y en nuestro período de vida, nunca lo sabremos. Y tal vez así, aceptando la duda, nadie se dejaría embaucar por religiones ni sectas ni parajismos varios que para todas las cuestiones a las que no encuentran respuesta te colocan la palabra FE, y listos.
Imaginemos que un cura, o monja, se despierta una mañana sin la famosa "vocación", ¿Qué haría? ¿Se plantearía que tal vez haya malgastado su vida creyendo a ciegas en algo que ni siquiera ha comprobado, en un largo camino de castidad y austeridad? ¿Que de hecho, hay más probabilidades de que sus creencias no sean ciertas que de que efectivamente lo sean?. ¿Cómo podría yo creer, siquiera dedicar mi vida, a algo con tal grado de importancia como el sentido ulterior de la vida misma, o su posible creador, sin cuestionarme nada? ¿Creyendo lo que otros han escrito, lo mismo que otros creen y sólo porque otros lo creen?.
No. En mi mente se rebela algo y me dice que no, que no puede ser, que son demasiadas preguntas y no se puede uno creer algo así, de buenas a primeras, sólo porque tiene "fe", y que la fe o se tiene o no se tiene.
El cielo y el infierno están aquí, entre nosotros, y todo lo que tenemos de esta vida, es justamente este minuto y este segundo. Venimos sin nada, y nos iremos sin nada. Así de terrenal.
Y si bien el Cielo pudiera ser una especie de universo o entorno paralelo donde cohabitan las almas muertas, en el caso de que el ser se desdoble en alma y cuerpo, siendo cuerpo la parte mortal, blablabla, y conste que esta es la idea que más me convence de todas,
¿adónde va el ADN? ¿Se pierde?
¿Tiene el alma ADN?
¿Y lo de los pecados? ¿En base a qué se decide si una cosa es pecado o no lo es? ¿Ese criterio varía de persona a persona, con lo cual habría personas más favorecidas? ¿Lo que haga en vida me condiciona para el estado posterior? ¿Lo de los 7 pecados capitales sigue vigente, se tendrá en cuenta?
¿No sería posible una segunda existencia en un tercer mundo paralelo? ¿Existe el desdoblamiento del alma? ¿Se conservará en alguna parte nuestro ADN?

22 enero, 2008 03:17  
Anonymous José Antonio Palos said...

Saludes.
Estamos ante una avalancha de des-dogmatizacion religio-ciencio otrtodoxa.
Los mas recientes descubriemientos y tecnologias practicamente no dejan lugar a dudas, de que como lo propongo en mi libro, veremos necer ene sta generación al hommosupraluminico, no spuer luminico, como se entiende desde la teoria taquinica como en http://www.fengshuiconsultores.cl/Taquiones.htm, por citar alguna.
Por dogma ortodoxo entiendase lo que en arte se entiende por main stream, la corriente principal, lo que si se apoya con becas, grants, reviews, etc-etc-etc.
Tecnologias como la del CoRE inergetix de kiran Scmidt, no dejan lugar a dudas de la existencia de ese lugar, al que Danah zohar y rupert sehldrake nominan cada uno a su entender, igual que scmidt, el CoRE space.
Lo más interesante, creo, es que aún ahi el observador consciente juega un papel determinante para acabar con el dogmatismo cientizoide y el religioside.
Sostengo que el problema no es que es Dios o La Naturaleza, sino los cotos de poder que hacen usufructo y controlan los aximomas clave de toda cosmovision o paradigma.
Apoyo la ides Teilhardiana del punto omega, que jala en todas direcciones a cualquier manifestacion energético-espacial-holokinética hacia un estado de mayor coherencia con el cosmos.
Creo que cuando alcanzemos una sana des-axiomatizacion-dogmática de nuestros fundamentos analiticos, veremos que el potencial que hemos dejado de usar, aquel que hizo que los vedantas y chinos supieran de chacras y meridianos (Busquese a la bella dama Esther del Rio serrano y el agua cristal liquido), los mayas de ciclos y calendarios, los egipcios, asirobabilonios y pre-abrhamicos de cabalas y zohares, en fin, ese potencial de coherencia cuántica natural a todo ser bilogico dadas las estructuras de microtubulos de carbono del citoesqueleto celular (Frölich), esa potencia de la conciencia intent volicion de alterar exopsicosomaticamente la materia global concience project princeton PEAR, eso que nos devuelve al estado de la no separatidad de From, entonces, sabremos por la auto experiencia no-local, para usar terminos acequibles, de la realidad de Lo divino, tan lejos de la Ortodoxia.
Me gusta creer que los mas de los cientificos no dejan que nadie le gane a la constante cosmologica para decir, ya ven, este librito lo dice, pasela a la caja de las ofrendas, pues ninguna iglesia religiosa es digna, desde sus usos y csotumbres en el plano de lo etico, de tomar lugar a la par del laboratory el control y designios de la enseñanza en las escuelas.
Como diria Sabines,
Yo no lo se de cierto, lo supongo.
La Paz de la Super Coherencia Cuántica sea en nuestras conciencias, emociones, células y flúidos y que siga la Luz manifiesta en noostros.
Gracias.

03 mayo, 2008 02:40  
Anonymous Anónimo said...

"Dios existe en la conciencia de cada humanita". Dios es un concepto, una realidad a la cual, nuestra mente no puede comprender en el ahora. Te diría que Dios, se escapa a la comprensión de lo que somos capaces de entender. Sin embargo, te pregunto ¿Dios es una realidad, existe tal cuestión?. Habría que preguntarse tan bien, si existe el alma, el espíritu o cesa toda forma de existencia, con la muerte del cuerpo. La ignorancia es la resistencia a seguir aprendiendo, evolucionando. Pensar que somos únicos en el universo, que todo ha evolucionado en este planeta, es un tanto absurdo.
Cada nuevo paradigma descubierto, descarta al anterior, a pesar de la resistencia de sus opositores. La vida es una mutación continua en todos sus aspectos. ¿Qué pensarían nuestros antepasados de hace 200 años, si le hubiéramos hablado de los móviles, ordenadores, etc.?. ¿Qué sabemos, o cuánto sabemos de la Biología Humana?, según el premio nobel de la misma, un 1% . Estamos lejos de comprender, por tanto, muchas de las manifestaciones, organizaciones, respuestas, sucesos que acontecen en el organismo humano. Esto para comparar, el axioma Dios-ciencia-hombre-alma.

Abrir la mente, estar despiertos, y seguir aprendiendo e incluso sobre cuestiones, que en un principio parecen ridículas o absurdas para nuestra mente.
Un saludo. Tzatze.

27 enero, 2009 13:10  
Blogger AGRA said...

Me pregunto, ¿hasta dónde hay que tener "mente abierta" o "estar despiertos"? ¿Absolutamente cualquier cosa es posible?

Al menos en la vida cotidiana parece que no..., por ejemplo, podemos descartar con total seguridad que mañana el sol salga por el oeste.

Tito

28 enero, 2009 18:37  
Anonymous Quien como Dios said...

La ciencia, en su sentido más estricto, funciona sólo cuando puede obtener medidas de las cosas. Por tanto está restringida al espacio y al tiempo y a las cuatro fuerzas existentes en el Universo. Tiene una base racional que comparte con otras disciplinas del conocimiento humano como la filosofía, la metafísica y otras "ciencias" (medicina, derecho, etc, etc). Esta base racional exige que se cumplan, sumariamente: El principo de identidad. Las cosas son lo que son y por eso hacen lo que hacen. El principio de no contradicción. El principio de razón suficiente (hay que dar explicaciones satisfactorias de los fenómenos).
Creo que todos estaremos de acuerdo en que todas las cosas tienen un principio y un fin. En cada uno de nosotros esto debiera ser evidente aunque, en muchos casos, si reflexionamos suficientemente nos cuesta aceptar nuestra muerte. Vemos lo mismo con las cosas materiales de nuestro alrededor.
Y desde luego parece que la Ciencia ha demostrado que el Universo ha tenido Un Principio, un momento cero, antes del cual la ciencia no puede decir nada pues no había tiempo ni espacio (véase el inicio). También parece impepinable que dada la progresiva pérdida de entropía, el agotamiento de la energía alcanzará un Fin.
Sin embargo, hay seres vivos que son capaces de conocerse y de reflexionar sobre todo esto. La vida en la Tierra requiere de un conjunto sucesivo de tales circunstancias desde el incicio del tiempo y del espacio, el inicio del Big Bang, que mínimos cambios en alguna de ellas hubieran hecho imposible nuestra existencia. La cantidad de masa inicial, la fueza inicial del Big Bang, el choque que produce la inigualable circunstancia del planeta Tierra, etc.
En definitiva, las probabilidades de que esa sucesión de múltiples condiciones se diera son más que despreciables. Recordemos que son probabilidades condicionales ( del tipo: 0.001 x 0.001 x 0.001 x 0.001 ....etc).
Como causa necesaria de todo ese proceso podemos aducir ... ¿el azar?. Pero además de que el azar no es explicación de nada, como ya hemos dicho las probabilidades de que se den todos esos fenómenos conjuntamente son más que ínfimas. Y desde luego sólo existe un Universo, una "tirada".
Desde luego es mucho más sensato y racional pensar que toda esas "casualidades" no son tales sino que son el resultado de un muy inteligente y muy capaz autor.
Si además, ahora nos planteamos la situación de antes del momento cero, cuando empieza la materia, el espacio y el tiempo, necesitamos un autor que además de inteligente sea capaz de producir la materia, el espacio y el tiempo, de la NADA (no del vacío cósmico ya que no es lo mismo).
En definitiva, lo más sensato y racional, de acuerdo con la Ciencia, es creer en un ser que todo lo puede y todo lo sabe, esto es Dios.
Si alguién, por curiosidad, se pregunta: ¿y porqué iba esa persona (persona = ser inteligente y libre; no precisado de tener cuerpo material) a crear este Universo y a nosotros mismos?. Tal ser no precisa distraccines pues en sí todo lo posee. Sólo puede haber un motivo: DIOS TE AMA, por eso te ha creado inteligente y libre (=persona), para que puedas llegar a conocerlo, a elegir su espléndido regalo y a compartir con el su Vida Eterna.

11 febrero, 2012 20:35  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home